ESCUELA DE PROFESORES

En el año 2010, la Dra Rosalind W. Piccard realizó un experimento para medir la actividad del sistema nervioso simpático durante la realización de diversas tareas.

Uno de estos estudios se realizó con un estudiante de 19 años de la Universidad MIT, que llevó durante una semana completa, las 24 horas del día una pulsera con un sensor integrado.

Los resultados demostraron que la actividad neuronal de los alumnos durante una clase tradicional, es muy similar a la que se produce cuando vemos la televisión o en alguna de las fases características de relajación durante el sueño.

Las conclusiones son evidentes, la voz humana, mantenida durante el 70 u 80% del tiempo de la clase, producen aburrimiento en nuestros alumnos y les hacen desconectar de lo que está sucediendo en el aula.

 

Actualmente, hay mucha gente hablando de lo que se debe o no se debe hacer, de la educación por proyectos, de las comunidades de aprendizaje, de los 1:1 con tabletas y nuevas tecnologías. Gentes que en la mayoría de los casos dan clases magistrales, para explicar que no se deben dar clases magistrales.

Por eso, nuestra propuesta son grupos de trabajo para desarrollar una forma diferente y competente de lograr los objetivos que nos marcamos como equipo docente, como colegio.

¿Os atrevéis a probarlo?