ESCUELA DE EMPRENDEDORES

escuela de escuelas

Escuela de emprendedores

Libertad financiera es ahora moda.

Todo el mundo sabe cómo hacerlo y te vende miles de cursos que te ayudarán a lograrlo. Y todo el mundo quiere tener libertad financiera. Pero los negocios siguen fracasando y la gente se sigue arruinando. Las promesas de libertad financieras basadas en formatos digitales, o desarrollos económicos espectaculares, no suelen ser reales.

Principalmente porque la gran mayoría de la gente no tiene educación financiera de ninguna clase, con suerte cursó la educación obligatoria o incluso superior, sin que nadie le hablara de lo que es una empresa, para qué sirve, cómo funciona y cuales son las obligaciones que tiene.

En resumen, el primer problema con el topamos es el nivel de analfabetismo empresarial, que es tan grande, que cuando se pretende “ser empresario”, es un salto gigantesco el que se da. Este es el primer motivo  por el que el primer año de creación el 74% de las empresas en España fracasan, el 60% el segundo año y para el quinto, sólo sobreviven el 29%…

El siguiente problema que tenemos es el sistema de creencias que hemos construido en nuestro interior, si piensas que “el dinero no crece en los árboles”, que “hay que sudar mucho para ganar 1€”, o que “la gente está podrida de dinero”, tienes algunas creencias que cambiar antes de ponerte en marcha.

Pretender que a ti no te va a suceder, no es suficiente garantía. Y aunque lo habitual es que la gente no se muera por arruinarse, es una situación muy desagradable, te lo garantizo.

Por este motivo, en escuela de escuelas creamos una escuela de negocios, para empezar desde 0 a enseñarte todo lo que nadie te quiso contar nunca sobre los negocios y los secretos que te ayudarán a triunfar, si te decides a dar el paso.

Existen dos modos de abordar la vida:

La perspectiva reactiva.

Aquella en la que esperas que las cosas sucedan y vas adecuándote a cada uno de los sucesos que se van sucediendo en cada momento.

Desde este prisma, el mundo es bueno o malo, en función de los platos que te vaya presentando, tienes mucha o poca suerte en comparación al resto de las personas, y lo que te pasa, no se pudo evitar.

Esta perspectiva te deja exento de responsabilidad sobre las consecuencias de tus decisiones, porque vives en la absoluta certeza de que tu posición de “no tomar decisiones”, no es una decisión y lo que te sucede es consecuencia del azar, de Dios, de una conspiración, de la mala suerte o de la mala suerte de tener un vecino como el que tienes.

La perspectiva proactiva

Aquella en la que consideras que tú decides lo que vas a hacer, en la que te propones metas y las persigues, es decir, actúas cada día para acercarte un poco más hacia estas metes y reconoces que, a veces, los modos de llegar a esas metas no tienen por qué ser necesariamente líneas rectas pero eso no las convierte en inalcanzables.

Las dificultades son aprendizajes que te ayudan a crecer, lecciones de vida, que nos aportan mucho más de lo que nos quitan. No existen los culpables, ni las malas suertes, no puedo achacarle a nadie la responsabilidad de mis logros o fracasos.

Desde esta perspectiva a veces te puedes sentir solo.  Tomas conciencia de quien te acompaña en tu camino y a quien permitas que esté o no en él. Por estas y otras decisiones puedes sentir que las cosas no son como tú las habías planeado, admitiendo que la vida no siempre son líneas rectas, afortunadamente. Y donde los fracasos son las consecuencias de tus actos y los éxitos tienen un gran sabor y llenan tu alma de autoestima y autosatisfacción por el trabajo bien hecho.

Nuestra visión

Escuela de Escuelas, ve la vida desde la perspectiva proactiva, y desde ahí, proponemos formación y mentorización que ayude a crecer a las personas, a ser quienes quieren ser, a lograr las metas que se proponen, a alcanzar sus sueños. Y así, nuestra filosofía, se convierte en nuestra visión.